• No hay productos en el carrito.
Tienda Tienda

Blog

El blog del Menuario

30/10/2016

Cómo sobrevivir a…

Compartir: Facebook / Twitter
Menuari_panellets
Si tenéis hijos en edad escolar, de cualquier etapa, seguro que habéis vivido con cierta angustia la llegada de Todos los Santos.

Los días previos el niño está nervioso y excitado, “¡Tal día haremos panellets en el colegio!”. Todos lo vivimos con gran ilusión.

El día en cuestión cortamos las uñas, ponemos el delantal en la bolsa, y por la tarde comentamos con él lo divertida que ha sido la jornada pastelera.
Pero el día siguiente….. llega la cara B. Aquel momento en que el niño, muy orgulloso te muestra el resultado de su esfuerzo y dice, “mamá, no te lo vas a comer?’

 

En un instante muchas imágenes pasan por tu cabeza, y ninguna es la de tu hijo con el delantal blanco inmaculado. Al contrario. Te imaginas un grupo de 50 niños, jugando con la masa que se supone que ahora debes ponerte en la boca, encima de un pupitre en el que unas horas antes hacían plastilina, barro o acuarelas, y poniendo las manos por aquí y por allá ( sobre esto último mejor no profundizar mucho, no nos castiguemos a nosotros mismos).

I es que comer los panellets de la escuela, es uno de los actos de amor más grandes que harás nunca por tu hijo.

 

¿Qué solución tenemos?

 

No és fácil y requiere de mucho tacto.

La opción más inmediata es decir: “Es demasiado bonito para comerlo, lo guardaremos unos días en la cocina, para poderlo ver”. A los dos días el panellet desaparece, y a él le cuentas que estaba muy muy bueno. Esta opción es muy fácil y efectiva, pero también causa muchos remordimientos. Si tienes un mínimo de sensibilidad no la recomiendo.

 

Otra opción a tener en cuenta es decir, “esperemos a que llegue tu padre, que seguro que también quiere probarlo”, y le pasas la pelota caliente al padre con gran elegancia. Es un poco feo, de acuerdo, ¡pero funciona!

Cuando el padre llegue a casa, le ofreces el panellet, y mientes descaradamente “yo ya comí el mío, está riquísimo”. Mientras el padre tiene la pasta en la boca, no dudes que está planeando su venganza.

 

En resumen, el colectivo de padres estamos muy agradecidos al colegio por estas degustaciones anuales, estamos seguros que para los niños es una experiencia muy divertida y enriquecedora, pero si algún año, por cuestiones de calendario no se puede hacer, que sepan que no pasará nada!

(1) Los panellets es un postre típico de Catalunya en Todos los Santos, consistente en unas bolas hechas con azúcar, almendra picada y huevo. Al ser muy fácil de preparar, muchas escuelas programan la realización de este postre los días previos a la festividad.

Compartir: Facebook / Twitter