• No hay productos en el carrito.
Tienda Tienda

Blog

El blog del Menuario

14/11/2017

5 motivos para consumir alimentos de Km. 0

Compartir: Facebook / Twitter
20170527_114656
Consumir productos de proximidad, los denominados de Km. 0, es una tendencia a la cual cada vez se están sumando un mayor número de personas. Este tipo de alimentación se fundamenta en productos cuya materia prima procede de un radio inferior a 100 kilómetros del lugar en que se encuentra el consumidor. A continuación, te detallamos algunas de las ventajas que supone “apuntarse” al consumo de este tipo de alimentos.

1_ Alimentos más saludables. Los productos de Km. 0 son más sanos y de mayor calidad y acostumbran a conservar en mayor medida todas sus propiedades nutricionales. Todo ello es debido a que la proximidad entre la producción y el consumo evita largas conservaciones y la inclusión de elementos potenciadores del sabor como azúcares añadidos,  grasas  o estabilizantes como determinados aceites. Además, hay que tener en cuenta que los productores de este tipo de alimentos, en muchos casos, apuestan por la producción ecológica, es decir por alimentos naturales libres de conservantes y fertilizantes.

 

2_ Productos de temporada. Aunque actualmente muchos productos frescos están disponibles en los mercados durante todo el año, lo cierto es que tienen una estacionalidad determinada. Esto significa que en aquel momento, están en su punto óptimo de maduración y han sido cultivados de forma natural, sin estar sujetos a procesos artificiales de producción ni incorporar elementos destinados a largos procesos de conservación. Además, favorece la diversidad de cultivos, así como el mantenimiento de una agricultura y gastronomía tradicional y local.

 

3_ Potenciar el trabajo de los productores locales. El consumo de productos de proximidad tiene un gran impacto en la dinamización de la economía agrícola de nuestro entorno, a menudo cooperativas de trabajo o pequeños productores independientes, frente a las grandes explotaciones agrícolas. Incluso muchas veces permiten ser visitadas en familia, lo que es muy interesante para que los niños conozcan el origen de los alimentos y las distintas variedades. Además, facilita la preservación de especies raras y autóctonas de cada sitio.

 

4_ Ahorro económico. Al ser productos cercanos y de rápido consumo, la agricultura y ganadería de Km. 0 no llevan asociados costes de intermediación y transporte, y al estar el huerto en su punto de máxima producción, la mayor oferta provoca una disminución del precio de venta. La proximidad con el productor permite un mayor control y trazabilidad de los alimentos y evita sobrecostes asociados al packaging o la publicidad.

 

5_ Sostenibilidad y mayor respeto al medio ambiente. Los medios de transporte son excluidos de la cadena de distribución, con el consiguiente ahorro en energías que fomentan la contaminación y la emisión de gases de efecto invernadero. Por otro lado, al no precisar de condiciones especiales de envasado destinadas a su durabilidad, se reduce el desperdicio en productos no biodegradables.

 

Es con pequeñas acciones como estas, que los consumidores finales podemos aportar nuestro granito de arena para una economía agrícola más justa y una producción más ecológica. Además contribuimos así a preservar los rasgos identitarios de la gastronomía tradicional, y por lo tanto, de la cultura de cada región.

Compartir: Facebook / Twitter